Experiencias de Innovación

Hace cinco años, el Instituto del Mar Almirante Carlos Condell, de Iquique, comenzó a formar a sus profesores en un programa que les permitió integrar las 5 competencias clave del siglo XXI al trabajo en las aulas.

En Iquique, el Instituto del Mar –de Educación Técnico-Profesional– ha realizado con éxito el trabajo de incluir las 5 C en el curriculum académico. Esto comenzó en 2011, cuando un equipo de 13 profesores, incluyendo a su director, realizaron la capacitación que les impartió la Fundación Chile a través de Innovum. Se trata del taller “Preparado”, que ofrece una metodología para abordar ocho áreas de competencias, entre las que destacan: comunicación, trabajo en equipo, resolución de problemas, iniciativa y emprendimiento, y aprender a aprender.

El profesor Fernando Chamorro, acaba de cerrar un ciclo de nueve años como director del Instituto del Mar Almirante Carlos Condell, de Iquique, y ha sido trasladado a Chiloé para dirigir el Instituto del Mar Capitán Williams, de Chonchi. Desde esta transición y, recién despidiéndose de Iquique, evalúa los frutos que dio el trabajo para desarrollar estas áreas: “Hemos notado un cambio importante en las actitudes de nuestros alumnos. En los últimos años, su empleabilidad ha aumentado de un 45% a un 70%. Y también hemos llegado a que un 70% de nuestros egresados pueda acceder a la educación superior”.

“Hemos notado un cambio importante en las actitudes de nuestros alumnos. En los últimos años, su empleabilidad ha aumentado de un 45% a un 70%. Y también hemos llegado a que un 70% de nuestros egresados pueda acceder a la educación superior”.

El director explica que la necesidad de centrarse en las 5 C –comunicación, colaboración, pensamiento crítico, creatividad e innovación y metacognición– y en otras “habilidades blandas” se hizo nítida desde mucho antes, en 2002, cuando comenzaron una estrategia de formación dual, que implicaba una estrecha relación con las empresas de la zona. “En esta interacción nos dimos cuenta de las falencias de nuestros alumnos y de los requerimientos de las empresas en cuanto a la formación integral de los jóvenes”. También el contacto con los egresados les hizo ver la importancia de los aspectos que van más allá de lo técnico y que tienen que ver con actitudes y comportamientos.

“Lo que más piden las empresas es que les enviemos buenas personas, que sean jóvenes creativos, participativos y con buena disposición”, señala Fernando Chamorro. Por eso, en 2011 acogieron con muchas ganas el programa “Preparado”, que les enseñó a cómo trabajar estos aspectos de la formación y a cómo integrarlos dentro del curriculum. “Preparado nos presenta una serie de actividades a desarrollar con los alumnos y nosotros las incorporamos dentro de las distintas asignaturas. Buscamos una similitud en los objetivos de aprendizaje. Por ejemplo, las competencias del área de la comunicación, las incorporamos a Lenguaje”, explica el director. Otras asignaturas que acogieron estas competencias fueron Orientación y Análisis en la empresa.

Cómo evaluar

En 2012 aplicaron este programa con 3° y 4° Medios. Y los dos años siguientes incorporaron a 1° y 2° Medios. Uno de los desafíos que debieron enfrentar al abordar estas áreas fue la evaluación. “Ése es uno de los aspectos complejos en este ámbito. Cuando hablamos de competencias blandas, hablamos sobre todo de actitudes. Y eso no es fácil de medir”, señala el director. En el Instituto aprendieron a realizar la evaluación a través un instrumento que les proporcionó el programa y que es una pauta que permite una co-evaluación, realizada por el profesor y por el mismo alumno. En el caso de los docentes, “ellos van viendo los avances de los estudiantes en los talleres que van realizando: cómo es su participación, qué actitudes presentan, etc.”. A eso se suma le retroalimentación que reciben de las empresas a las que llegan a hacer la práctica o a trabajar los alumnos. “En general, recibimos muy buenos comentarios de los supervisores. Ellos pueden comparar entre los distintos liceos y nos miran mejor a nosotros”.

El rol del director

Según el equipo del programa “Preparados” del Instituto del Mar, el líder de un establecimiento debe ser el primero en apoyar, motivar y participar, junto con los docentes, en el desarrollo de programas o iniciativas que apoyen estos aspectos de la formación. “Y también debe participar en las ejecución de algunas de sus áreas. Los alumnos agradecen y reconocen el involucramiento del director cuando éste participa con ellos en actividades del programa”.

Fernando Chamorro está dejando la dirección del Instituto del Mar de Iquique para asumirla en el Instituto del Mar “Capitán Williams” de Chonchi, una institución que acoge a más de mil alumnos, el doble de los del establecimiento de Iquique. Su deseo es aplicar sus conocimientos para fortalecer estos aspectos e introducirlos en el curriculum. “Primero vamos a evaluar qué estrategia se está desarrollando en relación a la formación de competencias transversales y, a partir de ello, se podrá realizar un programa para fortalecer lo que se está ejecutando en la actualidad”, señala el director.

Áreas de competencia del programa Preparado

Efectividad personal

Comunicación

Iniciativa y emprendimiento

Trabajo en equipo

Aprender a aprender

Resolución de problemas

Planificar y gestionar proyectos

Uso de tecnología