Experiencias de Innovación

Escuela, empresas y centros de educación superior unen fuerzas para sus estudiantes

El equipo directivo del Centro Técnico Profesional de Maipú creó un consejo que reúne a las empresas y las instituciones de educación superior de la comuna para trabajar en conjunto en pos del futuro de los jóvenes que egresan de las carreras técnicas y con una especial preocupación por el desarrollo de las habilidades blandas.

La mañana del martes 25 de octubre, el patio techado del Centro Técnico Profesional de Maipú (CTP) estaba repleto. La enseñanza básica en pleno figuraba en completo orden, esperando el inicio de la ceremonia. En las dos primeras corridas de asientos, debidamente adornados con fundas blancas, había niños de distintos colores y rasgos. Ellos eran el centro del homenaje que el colegio estaba haciendo a los alumnos inmigrantes de todos los cursos.

Luego, en el suculento cóctel que el colegio ofrece a sus 33 escolares extranjeros, la directora del CTP Mariela Muñoz cuenta que este recibimiento es una forma más de integrar al colegio a la comunidad y viceversa.

Maipú es una de las comunas con mayor índice de inmigración del Área Metropolitana y la composición de cada curso no hace sino confirmarlo. A la directora le importa hacer sentir a esas familias que son un aporte y que la comunidad maipucina valora su presencia. De hecho, cada niño o joven extranjero fue el líder de un proceso que partió con ellos contándole a sus compañeros, con todo tipo de recursos audiovisuales, sobre la cultura de su pueblo de origen. Y luego todos hicieron en conjunto un gran panel gráfico e informativo que expone esa cultura. Mariela Muñoz cree firmemente en las competencias para el siglo XXI (las 4C: pensamiento Crítico, Comunicación, Colaboración y Creatividad).

“Las 4C son habilidades fundamentales en el trabajo pedagógico con los estudiantes y sus profesores”, cuenta Mariela. En estos momentos de tanto cambio en la sociedad, como escuela necesitamos prepararlos para que puedan tener herramientas en su vida profesional y también personal”.

La directora agrega que estas habilidades se insertan en la planificación de los módulos de las especialidades y en algunas planificaciones de distintas asignaturas. “Buscamos desafiar a los estudiantes, simulamos diversos contextos de la vida del trabajo y ellos a través de la Comunicación van buscando soluciones creativas de implementación. Para llegar a ellas, deben saber trabajar colaborativamente y tener un pensamiento crítico”.

Crear consensos

En este establecimiento también se le da importancia al segundo de los siete pasos para el liderazgo de la educación del Siglo XXI: crear consenso en la comunidad respecto de las 4C.

En los 12 años que lleva como directora del CTP, ella ha creado una extensa red de apoyo dentro de la comuna, con las distintas empresas y los institutos de educación superior, para apoyar el futuro laboral y académico de sus alumnos y egresados. Esto comenzó como una búsqueda de lugares en los que los estudiantes de las tres carreras del colegio -gastronomía, electricidad y conectividad- pudieran hacer la práctica profesional.

“Hace unos 5 años atrás, los profesores coordinadores de estas tres carreras tenían que ir a las empresas a buscar cupos de práctica y, después, a intentar que nuestros estudiantes fueran contratados. Para eso, tenían que estar muy presentes en las empresas, estableciendo vínculos, desde antes de que los alumnos egresaran”, explica Mariela.

Estos vínculos fueron llevando a convenios de colaboración mutuos con el establecimiento y las distintas compañías. “Porque nosotros también le entregamos muchas cosas a las empresas. Por ejemplo, vamos formando a nuestros alumnos de acuerdo a las necesidades que éstas van requiriendo“, apunta la directora. Lo anterior, contempla la puesta al día en los avances tecnológicos de los procesos productivos.

“En conjunto con las empresas, vemos qué le está faltando a la formación técnica de los alumnos, y ellos nos van guiando en los aspectos de innovación y de vanguardia”, agrega Mariela.

Un Consejo para el futuro

El año pasado la directora y su equipo técnico decidieron crear un Consejo Empresarial Técnico Profesional que reúne a todas las empresas ligadas al desempeño profesional de los alumnos y ex alumnos y, además, a las principales instituciones de educación superior de la comuna. A todas estas organizaciones las convoca el futuro profesional y académico de los alumnos del CTP y el encuentro de ellas ha provocado una sinergia virtuosa. La última versión de este Consejo, en agosto pasado, reunión a 11 empresas de los más diversos rubros y a tres instituciones de educación superior.

“Creamos este Consejo porque creemos que nuestro país necesita muchos técnicos lo mejor formados posible. Nosotros queremos entregar más calidad en la educación de nuestros jóvenes. Entonces, ante las distintas inquietudes de lo que nos va faltando y en una revisión constante de lo que hacemos, estamos convencidos de que nos conviene tener este vínculo activo con las empresas y con las instituciones de educación superior”, explica Mariela.

La directora señala que esta visión es parte del ‘deber social’ que tiene el CTP. “Muchos de nuestros niños son de entornos vulnerables y estas carreras les van a abrir todo un horizonte a futuro. Ya lo hemos comprobado. Nuestro establecimiento logra romper este círculo de la pobreza y que nuestros niños lleguen a ser técnicos competentes y reconocidos en el entorno laboral. Y varios de ellos continúan sus estudios y se convierten en profesionales”.

LA IMPORTANCIA DE LAS HABILIDADES BLANDAS

Entre las conclusiones del último Consejo Empresarial Técnico Profesional estuvo la necesidad de que los egresados que hacen la práctica en las distintas empresas cuenten con un desarrollo adecuado de las habilidades blandas, poniendo énfasis en las siguientes: tolerancia a la frustración, autoaprendizaje, puntualidad, capacidad de trabajar en equipo, perseverancia, resolución de problemas, honestidad, espíritu de superación y capacidad de emprender.
Según señala un informe del CTP, en las conclusiones de este encuentro se valoró la formación en habilidades blandas que tienen los egresados de este colegio. “La conclusión más importante de este Consejo Empresarial se refiere a lo fundamental que es que nuestros alumnos tengan diversas habilidades blandas, ya que de las habilidades técnicas la empresa puede encargarse con los maestros guías”, reza el informe.
La directora del CTP cuenta que en ese ámbito cada año se elabora un plan de mejoramiento. “Cada año tenemos un lema distinto que nos inspira. En 2016 es fue una frase de Ghandi : 'Sé el cambio que quieres ver en el mundo'. Y cada comienzo de año, todos los profesores jefe abordan con sus cursos la forma en que van a hacer realidad ese lema”, dice Mariela Muñoz. “Además, en el equipo directivo somos bien busquillas y siempre estamos tratando de ir a actividades de perfeccionamiento. Con la Fundación Chile, por ejemplo, tenemos una alianza de hace varios años”.
La orientadora del colegio, Gloria Martínez, señala que el propósito del CTP es que los alumnos se formen como los ciudadanos que el mundo de hoy requiere. “Con los profesores jefe organizamos unidades de aprendizaje para que los alumnos trabajen todo el año en algún tema relacionado con su proyecto de vida. Entonces, nos paseamos por todos los grupos de trabajo que generan esta formación en valores".

LIDERAZGO PARA LA EDUCACIÓN DEL SIGLO XXI

El principal rol de un líder escolar en este siglo es asegurar que sus alumnos puedan llegar a tener las competencias de pensamiento crítico, comunicación, colaboración y creatividad, las cuales hoy son fundamentales para alcanzar el éxito académico, profesional y personal.